Un buen Resumen: El planeta tierra, sus cambios en el año 2012, Su futuro en el universo y la física cuántica como herramienta en la encrucijada actual del ser humano.

Juan Restrepo Mejía

juanmretrepo@gmail.com

Abril 21 2011

Contenido

1. Donde estamos nosotros y donde está la tierra en el universo.

2. La entrada del sistema solar a la era de acuario.

3. El cinturón de fotones.

4. El efecto Schumann.

5. Los cambios Geofísicos de la tierra.

6. Los cambios corporales y los cambios en nuestra salud.

7. Cambios en nuestro sistema celular y molecular ante impulsos eléctricos.

8. Cambios en la percepción del tiempo.

9. Disminución del magnetismo de la tierra, de su rotación y punto cero.

10. Los cambios en el ADN

11. El cambio y la asistencia de los maestros universales. (CUIDADIN CON ESTO… A REFLEXIONAR Y CUIDAR INTERPRETACION – Quien tenga duda, podemos hablarlo – Cristina Aurora.)

12. Una actitud ante el cambio.

13. Los elementos que nos da la Física Cuántica para afrontar este cambio de mejor manera.

14. Resumen

1. Donde estamos nosotros y donde está la tierra en el universo.

Nuestro planeta es la Tierra, nos acoge y nos facilita su corteza para soportarnos. La tierra forma parte del sistema solar, donde el sol es la estrella que nos da su energía y su calor.

La tierra pertenece a la constelación, sistema estelar de Pléyades.

El conjunto Pléyades, o su centro, está formado por la estrella de Alción, la más brillante, y 7 estrellas más, que son: Taygeta, Pleione, Mérope, Maia, Electra, Coele y Atlas.

El sistema Pléyades, más amplio, está compuesto por 1.404 estrellas y 29.450 planetas habitados por seres inteligentes.

Nuestro sol, es una de esas estrellas y la tierra uno de esos planetas.

Nuestro sistema solar, que es pleyadino, hace la penúltima orbita con relación a la estrella de Alción.

2. La entrada del sistema solar a la era de acuario.

Acuario, es una de las doce casas, o eras, en las que está dividida la órbita de nuestro sistema solar, alrededor de la estrella Alción como centro.

Cada era dura 2.000 años y nuestro planeta inició su entrada a Acuario el 27 de Julio de 1999.

Las casas de Leo y Acuario son opuestas en su posición y se diferencian de las otras casas en que, los sistemas que los cruzan, como el sistema solar, les corresponde recibir la luz de Alción, cada 12.000 años, siendo un ciclo completo, en el cual el sistema solar vuelve a su sitio de partida, de 24.000 años.

Alción se ubica en el centro de nuestro “barrio cercano”, que es la constelación de Pléyades.

Acuario es una casa de luz y prosperidad para la tierra, pues recibirá durante 2.000 años, la luz de la estrella de Alción, que impregnara al ser humano de energías especiales que le permitirán crecer material y espiritualmente.

(Podemos imaginar una torta, con pedazos de su periferia al centro. Cada tajada es una casa, o era, y Acuario es una de ellas. Sobre esa torta fija gira el sistema solar, donde va el sol y la tierra girando en su alrededor. El pedazo de torta opuesto a Acuario es Leo. Un bombillo fuerte que es Alción brilla en el centro de esa torta en su ancho, y cuando el sistema solar pasa por Acuario o Leo, la tierra recibe esa luz.)

3. El cinturón de fotones.

La estrella de Alción emite una luz de alta vibración electromagnética, en una longitud de 10.000 años luz, que es recibida por sistemas como el solar, a su paso por la casa de Acuario y la casa de Leo.

Durante su paso, de 2.000 años, recibe la mayor exposición a los 1.000 años, cuando empieza a descender su intensidad.

Su posición es perpendicular, 90 grados, con relación al plano de las estrellas.

Nuestra tierra entrará al anillo de Alción, formalmente en el año 2023, recibiendo esa carga lumínica a plenitud, efecto que viene en incremento desde el 27 de julio de 1999, que es la fecha más oficial de entrada.

Estas nuevas energías están causando que el sol y sus planetas reciban una vibración diferente, alterando las emisiones electromagnéticas tradicionales.

4. El efecto Schumann.

El físico Alemán W.O. Schumann constató en 1952, que la tierra está rodeada de un campo electromagnético poderoso que se forma entre el suelo y la parte inferior de la ionosfera situada a unos 55 kilómetros, por encima de nosotros.

Ese campo posee una resonancia, más o menos constante del orden de 7,83 pulsaciones por segundo, (Hercios), y así ha estado por siglos, y desde 1980 se ha elevado, hasta 11 Hercios, en la actualidad.

Funciona como si fuera un marcapasos, responsable del equilibrio de la biosfera, condición común de todas las formas de vida.

También se ha comprobado que todos los vertebrados y nuestro cerebro están dotados de esa misma frecuencia de 7,83 hercios.

La tierra se comporta como un enorme circuito eléctrico.

La tierra es envuelta por la atmósfera que es un conductor débil, que es alimentado de fuentes de carga permanentemente para sostener unos niveles de electricidad.

El receptáculo dentro del cual se retiene esta carga eléctrica, es una cavidad definida entre el suelo de la tierra y el borde interno de la ionosfera, a unos 55 kilómetros encima de nosotros.

La fuente de carga eléctrica dentro de esa cavidad electromagnética de la tierra, son las 1.000 tormentas simultáneas, que se presentan en un momento dado en la tierra.

Las resonancias Schumann son olas casi constantes, de ondas electromagnéticas que existen en esa cavidad. Como ondas en un estanque, no están presentes todo el tiempo, sino que necesitan ser excitadas para ser observadas.

Si bien Shumann estudió matemáticamente esta constante electromagnética de la tierra, estas realidades ya habían sido observadas por primera vez, por Nikola Tesla, quien predijo, sería la base de la transmisión de energía y de comunicaciones inalámbricas.

Estas ondas no son causadas por nada interno en la tierra, su corteza o su centro.

Cuando las tormentas aportan regularmente a la cavidad electromagnética, la frecuencia permanece constante.

No podemos ser saludables fuera de esa frecuencia biológica natural.

Cuando los astronautas salían a sus viajes espaciales y quedaban fuera de esa frecuencia, se enfermaban y sometidos a un simulador Schumann, recuperaban el equilibrio y la salud.

Supuestamente, cambios originados en las tormentas solares a raíz de los cambios magnéticos del sol, originados a su vez, por la pulsación galáctica, son las responsables de los cambios en la frecuencia electromagnética de la tierra, cambio cíclico que ocurre con la pulsación del sol, cada 11 años.

Los cambios en el magnetismo de la tierra son los responsables de la desorientación de aves migratorias y ballenas que pierden su rumbo ante los cambios en las líneas magnéticas de la tierra.

Las autoridades aeronáuticas del mundo han tenido que actualizar sus referencias para alinearse al cambiante norte magnético.

Hoy sabemos que existe una estrecha relación entre magnetismo y memoria.

Al igual que en un computador, los campos magnéticos están sostenidos por una carga eléctrica.

Cuando disminuye o se interrumpe la carga eléctrica, la memoria se pierde.

A nivel de nuestra civilización, la pérdida de memoria colectiva implicaría perder el rastro de nuestra civilización, de las artes, de las letras, de nuestra filosofía, cambiaría nuestro nivel de conciencia y despertaríamos en un mundo nuevo, desconocido y por descubrir.

Un somero ejemplo de esto es la realidad vivida por astronautas, donde ellos han relatado que tuvieron experiencias, revelaciones y sentimientos que alteraron su conciencia, y como consecuencia sus vidas cambiaron, donde algunos de ellos no pudieron asimilar lo sucedido y terminaron refugiados en las drogas y el alcohol.

La NASA ha pronosticado que estas tormentas electromagnéticas se harán más fuertes entre 2011 y 2012.

Según Gregg Braden, en su libro, “ El tiempo Fractal”, el año 2012, marca el final de un ciclo de la Galaxia, de 5.125 años, cuando el anterior ciclo se dio 3.114 años antes de cristo, y éste se dará el 21 de diciembre, en el solsticio de invierno, en el año 2012, después de cristo.

Braden sostiene que no hay evidencia cierta de que al final de este ciclo se produzca una inversión de los polos magnéticos, aunque si hay evidencia geológica de que la tierra en el pasado, ha hecho inversión de los polos, en 14 veces, en los últimos 4,5 millones de años.

El ser humano posee un cerebro y un estado eléctrico a través de él, donde se interconectan órganos a través de ese sistema eléctrico, que ejecutan funciones y sentidos, dentro de un marco de un trillón de células y un torrente sanguíneo que armoniza todo tu cuerpo.

En nuestro cerebro tenemos una memoria, que está interconectada con un ordenamiento mayor, donde cada ser humano tiene su receptor en un gran banco universal, de donde recibimos pensamientos frescos, de acuerdo a la manera como podamos aislar pensamientos inconclusos y cargas del pasado.

Nuestro cerebro recibirá esa información en la medida en que la ley de la tierra, del amarre, de la carga, logre desocupar y deje entrar la ley del universo.

Todos los entes del universo, nuestra galaxia, el sol, la luna, nosotros como seres humanos, hacemos una palpitación cada vez que terminamos un ciclo.

Nosotros lo hacemos cada 60 segundos, que es nuestro ciclo.

Los entes que están más allá de nosotros, como la luna, el sol, la galaxia, también lo hacen, pero de una manera más lenta, que corresponde a un ciclo más amplio en el tiempo, en la medida en que se alejan de nosotros.

Los grandes ciclos cubren períodos vastos de tiempo que no son recordados de una civilización a otra.

Cada palpitación, de cada ente, al terminar su ciclo, afecta todo el universo y todos los entes que lo ocupan, y lo afectan en las frecuencias y en los tiempos que invaden el universo.

En general estamos bajo la influencia de los grandes ciclos del tiempo, ciclos dentro de grandes ciclos, en el interior de ciclos.

En nuestro tiempo, hemos tenido recientemente una pulsación galáctica, que ha afectado al sol, cambiando su polaridad en su campo magnético.

Esto hace que el sol, al convertir el hidrógeno en helio, produce el viento solar, que a su vez transporta partículas muy cargadas por el espacio, donde algunas de ellas se recogen en la magnetosfera de la tierra y producen estas ondas vibratorias de nuestro planeta.

Las tormentas solares con grandes cargas de energía, estimula el magma del centro de la tierra y altera su equilibrio, produciendo cambios bruscos de temperatura, erupción de volcanes, Tsunamis, terremotos, cambios bruscos en las capas tectónicas y la alteración general de la tierra.

En el pasado reciente hemos visto estas manifestaciones, como:

Terremoto en la ciudad de Chistchurch, Nueva Zelanda en Febrero 23 2011

Terremoto y Tsunami en Japón en Marzo 11 2001,

Terremoto en Birmania en Marzo 24, 2011.

El profesor Gregg Braden tiene la prueba científica de:

que la tierra se prepara para pasar a través del cinturón de fotones,

de la disminución del magnetismo y de la velocidad de rotación de la tierra y

del aumento de la frecuencia de la resonancia de la tierra.

La disminución del magnetismo de la tierra podría ser la antesala para una inversión de los polos magnéticos de la tierra.

Los cambios geofísicos que recibe nuestro planeta, en la actualidad, llevarán a nuestro planeta a un proceso de limpieza y acomodamiento, que cambiarán las actitudes, capacidades y relaciones entre los seres humanos.

Estas fuerzas son y serán de diferente origen, se complementan y condicionan mutuamente, y son, entre otras de los siguientes orígenes:

A. Cambios originados por el pulso de entes como nuestra Galaxia, que al terminar un ciclo, se manifiesta afectando el sol, que a su vez, envía tormentas solares a nuestro planeta, variando severamente la frecuencia electromagnética que recibimos.

B. Cambios originados por la disminución del magnetismo de la tierra.

C. Cambios originados por el paso del planeta Hercóbolus, que con su masa enorme, 66 veces la de la tierra, despierta el magma de nuestro planeta que busca salidas en erupciones de volcanes y otros. Hercóbolus orbita la estrella Tylar y se acercará a nuestro planeta en los años 2013 y 2014.

D. Efecto de la luz manásica del cinturón de fotones, que origina la estrella de Alción, a partir del año 2013.

E. Manipulación del clima y las placas tectónicas hechas por el hombre, que desborda su codicia y ansias de poder.

El grueso de estos cambios son recurrentes y cíclicos y nuestro planeta ya los ha vivido.

El cambio es que ahora el ser humano está más preparado para entender y mitigar con la fuerza de su pensamiento y sus cambios evolutivos internos, el efecto de estos cambios.

5. Los cambios Geofísicos de la tierra.

Nuestra tierra, en la actualidad, encara dos cambios cíclicos importantes, que son:

5.1 Elevación de la frecuencia base de la tierra, o Resonancia Schumann, que por décadas fue de 7,8 Hercios, ciclos por segundo.

(Las ondas de la resonancia Schumann son de baja frecuencia pues pertenecen a ondas de radio.)

Se pensó que esta medida era constante e incluso se diseñaron las comunicaciones militares globales con esa frecuencia.

Reportes recientes registran esta medición en 11 Hercios, y elevándose.

Se ha pensado que este cambio en la frecuencia de la tierra, aporta a cambios climáticos, telúricos, propensión a terremotos, e inundaciones, en los últimos meses en la tierra.

5.2 Disminución en el campo magnético de la tierra. Según el profesor Bannerjee de la Universidad de Nuevo México, el campo magnético sobre la tierra ha perdido hasta la mitad de su intensidad en los últimos 4,000 años.

La pérdida de esta fuerza que cohesiona los astros universales, podría ser la antesala de otra reversión, fenómeno como la inversión de los polos, que se ha presentado ya varias veces.

6. Los cambios corporales y los cambios en nuestra salud.

Los efectos físicos humanos, de estas nuevas realidades del aumento de energía electromagnética son, fatiga, cambio en los patrones de sueño, migrañas, dolores de cabeza, cansancio, sueños intensos, depresión y euforia en cortos períodos de tiempo, falta de concentración, subida súbita sin razón de los latidos del corazón, cambios en el sistema inmunológico y cambios en la percepción del tiempo, pero esto es explicable porque nuestro cuerpo se está acomodando a las nuevas frecuencias de luz y ese mismo proceso, físico y emocional, vuelve cada vez que el planeta eleva su frecuencia.

La estabilidad mental y la memoria radican en los cambios magnéticos que es lo que sostiene nuestra memoria y nuestra cordura.

Los pájaros que siguen los campos magnéticos con sus migraciones se confundirán y las ballenas podrán encallar en cualquier parte.

Si la resonancia Shumann llega a la frecuencia de 13 ciclos por segundo, la tierra podría detener su rotación y estaríamos en el campo magnético del punto cero.

La tierra así, se podría detener y en dos o tres días podría comenzar a girar nuevamente en la dirección opuesta, y esto podría producir una reversión de los polos.

7. Cambios en nuestro sistema celular y molecular ante impulsos eléctricos.

Todo ser o entidad vibra con una determinada frecuencia y ésta es la periodicidad en un espacio de tiempo.

Y cada vez que se repite el fenómeno lo llamamos ciclo.

Si la tierra gira alrededor del sol y lo hace cada 24 horas, esa será su frecuencia.

Las computadoras son operadas con corriente de 60 Hercios, que es una medida de ciclos por segundo.

Esto quiere decir que la corriente de la computadora cambia 60 veces de positivo a negativo cada segundo.

El elemento básico que compone todas las cosas, son los átomos. Estos están formados en su núcleo en protones y neutrones, y en su alrededor giran los electrones.

Así, los átomos vibran y empujan los átomos vecinos para que también vibren.

Los átomos forman moléculas, éstas forman células, éstas forman órganos, sistemas, seres vivientes más complejos, etc.

A la transmisión de frecuencias se le llama resonancia. Dos seres o entes podrían vibrar igual, o una siendo múltiplo de la otra, y aun así serían frecuencias armónicas.

En nuestro cuerpo, cada órgano vibra en una frecuencia distinta, aunque la suma de frecuencias da una frecuencia individual.

Cuando en nuestro cuerpo, alguno de los órganos, se sale de su frecuencia, se inician las enfermedades y sería como si nuestro planeta se saliera de su órbita o frecuencia.

Las técnicas vigentes de terapia vibracional consisten en aumentar o disminuir los niveles de vibración de determinados órganos de nuestro cuerpo, para armonizar la frecuencia de todo el organismo, y esto rehabilita y cura nuestro cuerpo.

La tierra vibra en una determinada frecuencia y todo lo que viaja con la tierra está afectado por esta frecuencia. Si la tierra aumentara o disminuyera su frecuencia afectaría los seres que la habitan.

Es inconveniente vivir debajo de líneas de alta tensión, porque estas generan una frecuencia diferente a la frecuencia del ser humano, y nuestras células podrían enfermarse o enloquecerse.

Las ondas resonantes, o frecuencia Shumann de la tierra, vibran en la misma frecuencia que las ondas cerebrales de los seres humanos y de todos los mamíferos en general, o sea 7,8 Hertz, ciclos por segundo.

El Doctor König, midió que nuestro hipotálamo, localizado en nuestro cerebro, vibra a 7,8 Hertz, la misma frecuencia que los mamíferos.

Esta es una frecuencia normal biológica, que funciona como un marcapasos y sin ésta la existencia no sería posible.

Si la frecuencia de la tierra no fuera la misma que la frecuencia del ser humano, estallaríamos en mil pedazos.

El Doctor Hans Jenny (1904 – 1972) médico y científico suizo estudió las relaciones entre materia y energía y comprobó que el mayor o menor grado de complejidad molecular y evolutiva de un ser, depende de las frecuencias de energía que reciba su cuerpo. Así, una determinada frecuencia vibratoria, producirá en la materia, un diseño particular de patrones biológicos.

Si cambia la frecuencia, el cuerpo muta en forma correspondiente.

Esto es precisamente lo que está sucediendo con la vida en la tierra, al estar sometido los seres humanos a bombardeos de energía de altísima frecuencia, procedente del sol central galáctico.

En la medida en que los entes universales vibren de una manera diferente a nosotros, aparecerá una distorsión que no es sostenible, creando la necesidad imperiosa de acoplarnos a la nueva vibración.

Nuestro cuerpo físico está cambiando y se está creando un nuevo cuerpo de luz.

Nuestro ADN está siendo modificado desde el universo y nos estamos moviendo desde 2 fibras, de regreso a un ADN de 12 fibras y llegarán al ser humano grandes habilidades intuitivas y curativas.

Los nuevos niños Índigo, Cristal y Diamante, serán los grandes actores en el futuro y serán telepáticos desde el nacimiento.

Las plagas que nos han visitado desde los años 90, incluyendo el SIDA, se irán.

8. Cambios en la percepción del tiempo.

El tiempo y el espacio enmarcaron el Big-Bang, donde se fueron creando los sistemas galácticos como las Galaxias y las estrellas.

El tiempo y su medición son relativos y depende de nuestra ubicación relativa en el universo.

Nuestras células han acelerado su pulso para adaptarse al pulso de la tierra, y de la velocidad de ese pulso depende nuestra percepción del tiempo.

El tiempo se está acelerando y continuará haciéndolo en la medida en que aumente la frecuencia electromagnética sobre la tierra y sobre los seres humanos.

La llamada frecuencia Schumann, o pulso de la tierra, antes era una constante de 7,8 hercios, ahora ha subido a 12, y continuará elevándose hasta 13.

Cuando llegue a ese punto, cruzaremos un umbral donde nos estabilizaremos, a una octava superior de frecuencia, donde iniciaremos una etapa de creación y una realidad diferente.

Vivimos un cambio, entre el tiempo lineal que conocemos y el infinito del eterno “ahora”.

El primer paso es de caos, porque el modelo anterior debe disolverse, antes de aparecer lo nuevo.

En el siguiente paso los patrones se reorganizan en un orden más complejo, produciendo seres y organismos más perfectos y elaborados.

9. Disminución del magnetismo de la tierra, de su rotación y punto cero.

Un fenómeno paralelo al aumento de la frecuencia de la tierra es la disminución acelerada del campo magnético.

A medida en que crece la frecuencia electromagnética de la tierra, disminuye el campo magnético responsable de la rotación de la tierra.

Esta frecuencia crecerá hasta 13 ciclos por segundo, donde tendremos el punto cero de la rotación de la tierra.

Estos cambios han sido predichos por varias civilizaciones, y suceden cada 13.000 años, la mitad de los 26.000 años, de la precesión de los equinoccios.

Esto produce la perdida de la memoria porque el magnetismo es el adherente que atrapa los recuerdos.

Necesitamos apagar, reconfigurar y volver a encender, así, el nacimiento del hombre nuevo se dará en el momento en que el campo magnético de la tierra alcance el punto cero, sólo en esa circunstancia podremos reconfigurar nuestros patrones genéticos y hacerlos aptos para una vida en una dimensión más elevada.

Esta remodelación del ADN produce oleadas de fatiga, dolor e incertidumbre. Puede aparecer un primer período más agudo cuando las frecuencias altas impactan nuestro cuerpo, seguido de un tiempo más suave de asimilación y acomodamiento.

En estos períodos se requiere dormir y descansar más, hasta completar el parto de nuestra tierra, pues nuestro cerebro y sistema nervioso están en reconstrucción.

El proceso que se opera internamente en el ser humano es que cuando se eleva la frecuencia electromagnética que llega a la tierra, se activa y acelera la vibración de nuestras células, y éstas reaccionan irradiando calor hacia los espacios vacíos que las rodean.

Esta implosión despierta algunos códigos dormidos de nuestro ADN y expande la información nueva hacia los núcleos de otras células, las que también se activan en cadena, así nuestro cuerpo se reconfigura en cadena y producirá una expansión de la conciencia, hacia una vida más sutil y perfecta.

Esto llevará al ser humano a superar a una mejor y más eficiente utilización de sus capacidades mentales.

Lo que define el nivel de conciencia de una unidad, llámese planeta o ser humano, es la energía saturada de luz, que estamos en capacidad de asimilar.

En la tercera dimensión percibimos esa energía como dos ondas con propiedades diferentes, que son electricidad y magnetismo.

La porción eléctrica suministra la información de los códigos de creación y la magnética es el aspecto que los estabiliza.

En esta forma las dos polaridades actúan coordinadamente para mantener un nivel de realidad específico.

Las frecuencias de luz se producen como pulsaciones y el ritmo de ellas marca los ciclos.

La tierra es vulnerable a las emisiones electromagnéticas de las explosiones solares que recibe cada once años, cuando el sol completa un ciclo y pulsa. También hay pulsos galácticos y cuando uno de ellos termina, nuestro centro galáctico pulsa, disparando energías de frecuencia electromagnéticas altísimas, que cambian los patrones de vida en toda la galaxia.

Cuando pulsa la galaxia, estas frecuencias viajan como ondas, llevando paquetes de información nueva, que provocan un ordenamiento más complejo en todos los niveles, desde el solar y planetario, hasta el molecular con el consiguiente salto cuántico en la apertura de conciencia y en la evolución de la vida.

Desde 1987 se ha incrementado en la tierra el impacto de fotones de luz de altísima frecuencia, procedente del centro galáctico.

Hay confirmación científica, de que, ante el incremento de energía, algunas constantes planetarias están cambiando, como el magnetismo.

Estamos cerca de un acontecimiento espectacular, que el hombre no conoce, que ocurrirá antes de terminar el año 2012, y es que el magnetismo de la tierra habrá alcanzado el punto cero y la resonancia de la tierra habrá subido de 7,8 a 13 Hercios.

En ese momento crítico, cuando esto suceda, tendremos la oportunidad de vivir un cambio dimensional, que pondrá fin a nuestras limitaciones como seres humanos.

En este cambio lo primero es el caos y lo experimentamos ahora, sucumbirán todos los entes de poder como el militar, religioso, político, económico, afectando también la familia, la salud, las artes y las relaciones entre las personas en la sociedad.

El clima, los elementos y la geología están también convulsionados.

Desde el 13 de abril del año 2002, la nueva matriz de creación o rejilla energética está completa, y por ello, la nueva información puede fluir, despertando la afinidad de quienes estén listos para asumir su destino como seres humanos más completos.

Habrá pues una información nueva, de experiencias vibratorias diferentes, incluyendo paradigmas geológicos y climáticos.

Los calendarios mayas, Tibetanos, Chinos, Egipcios, coinciden en señalar, que en la época en que vivimos, habrá un cambio definitivo en la vida en la tierra, es pues un tiempo único en la historia de la humanidad.

Debemos hacer un cambio interno para conectarnos a la nueva amplitud de onda, que incluye a toda la creación, y que nos corresponde como seres de luz, y que además nos sirve como puerta a la supervivencia.

La tierra está empezando a recibir la influencia del cinturón de fotones,

Aumenta la resonancia Shumann,

Disminuye el magnetismo y la velocidad de rotación de la tierra.

Esto podría ocasionar que en algún momento la tierra detenga su rotación, alcance una frecuencia de 13 ciclos por segundo, y tendríamos un campo magnético de punto cero.

Así, la tierra podría detener sus giros, por tres días, para luego comenzar su giro nuevamente, pero a la inversa, y esto produciría una reversión en los campos magnéticos de la tierra, y haría un cambio severo en las condiciones de vida de la tierra.

Esto ya ha ocurrido en la tierra en otras oportunidades, como fenómeno cíclico, pero es desconocido por nuestra civilización.

Esto coincide con la predicción maya, en el Baktun 13, cuando termina el calendario maya.

Los mayas sabían que nuestro sol es un ser vivo, que respira, y que cada cierto tiempo, -ciclo-, recibe la influencia del ser mayor que lo cobija que es nuestra galaxia, y ocasiona en él, erupciones solares y cambios magnéticos, fenómeno recurrente que sucede cada 5.125 años, y que a su vez, otro ente que está bajo la influencia del sol, como es la tierra, desplaza su eje de rotación, produciendo grandes cambios y cataclismos.

Para los mayas, la respiración de la galaxia no cambia, siempre ocurre, es la terminación de un ciclo, lo que cambia es la conciencia del hombre para asimilar y superar ese cambio, proceso del hombre que en su evolución, siempre irá hacia la perfección.

Los mayas predijeron que el sábado 22 de Diciembre de 2012, el sol recibirá un fuerte rayo sincronizador desde el centro de nuestra galaxia, y por lo tanto el sol cambiará su polarización y producirá una enorme llamarada.

En el pasado, donde ya ha ocurrido este fenómeno, después del punto cero, el sol se eleva hacia el oeste y se pondrá en el este.

Estos cambios ya registrados obedece a la inclinación de la tierra, y el cambio de entendimiento de por dónde sale el sol.

Los mayas hicieron las predicciones de lo que estamos viendo y predijeron que nos moveríamos de la tecnología hecha por nuestra civilización, hacia los ciclos naturales del universo.

Nuestro universo se mueve hacia repetir ciclos ya vividos, donde para el año 2012, estaremos transitando por un aumento en nuestra dimensión, entendida como una escala nueva de vibración del ser humano.

Este acople de vibraciones entre el ser humano y su entorno universal se convierte en imperativo, y sería como visualizar que un aparato electrodoméstico no se puede conectar a una fuente de alta tensión pues simplemente no está preparado para ello.

Vamos de regreso, de la periferia al centro, de salida, en retorno, de donde algún día salimos, vamos de seres más densos a seres más sutiles, vamos buscando la luz de Dios que nos creó, y nuestra salida inmediata está en el centro de la Galaxia.

Hay hechos reales que nos ilustran sobre la llegada de las predicciones mayas:

En Septiembre de 1994, las líneas magnéticas de la tierra se alteraron, lo que ocasionó que ballenas encallaran y pájaros migratorios se perdieran, hubo que reimprimir mapas de rutas para aviones y muchos de ellos tuvieron que aterrizar manualmente.

En 1996, el satélite enviado a estudiar el sol, llamado Soho, encontró que nuestra estrella ya no mostraba polo norte y sur, sino que se había convertido en un solo campo magnético y las polaridades se habían homogenizado.

En 1996, se presentó un movimiento errático magnético que ocasionó que nuestro polo sur, se moviera en un solo día 17 grados en su posición.

En 1997 se presentaron importantes tormentas magnéticas provenientes del sol, que llegaron a destruir satélites que orbitan la tierra.

La tierra ha pasado de 7,8 Hertz -ciclos por segundo- en su frecuencia Shumann en 1997, a 11.5 Hertz en 1999, y también la tierra ha perdido parte de su energía magnética, pues en 1996, teníamos 4 Gaus de magnetismo y en 1996 había disminuido el magnetismo a 1,5 Gaus. Estudios hechos en Cosmonautas rusos, en ambientes artificiales de magnetismo de 0 Gaus, han mostrado confusión y agresividad hasta llegar a la locura, lo que ha demostrado, que alteraciones en el electromagnetismo de la tierra influye en la conciencia y en la razón.

En 1998 la NASA, informa que descubrió que desde el centro de la Galaxia se emitían grandes cantidades de energía.

El punto cero, o cambio de edades ha sido predicho por civilizaciones del pasado durante miles de años, y uno de esos cambios de edades es el que siempre sucede cada 13.000 años, la mitad de la precesión de los equinoccios. En el punto cero, giran los polos magnéticos, y es muy posible que esto suceda en los próximos años.

Este hecho se podría compartir con el ciclo cuarto del biorritmo de la tierra, que es otro ciclo, otro respiro de la tierra, que ocurre cada 20 años, el día 12 de agosto, y el último fue el 12 de agosto de 2003.

Los ciclos, los respiros de todos los entes que nos rodean y nos afectan, Galaxia, Sol, Tierra, luna, se sobreponen, y todos los seres involucrados se afectan de una manera más o menos importante de acuerdo con la magnitud del respiro, o sea de la magnitud del ciclo que terminan, y de acuerdo a la subordinación de los entes que participan en el efecto.

Nuestro cuerpo, sensaciones y conciencia están cambiando, hacia un cuerpo de más luz, dentro de un concepto evolutivo de la periferia al centro de la galaxia, de regreso de nuestra expulsión por el Big Bang. Cambiamos nuestro ADN, nos hacemos más intuitivos y subimos en la escala de la dimensión.

10. Los cambios en el ADN

Cuando el ser humano recibe esta nueva energía, recibe una nueva información,

Hay cambios moleculares que se codifican en el ADN y lo cambia.

A través de fuerzas electromagnéticas que llegan en la secuencia, cambio galáctico, sol, tierra, ser humano, se acelera la forma como funciona el sistema neurotransmisor del cerebro, y éste mutará de un cerebro bilateral, a un cerebro multidimensional y se estará moviendo de un ADN de 2 fibras a un sistema de 12 fibras. Estamos acostumbrados a un sistema doble de hélices de ADN.

Este sistema es binario, de 2 fibras de memoria biológica.

Estas 2 fibras de memoria vienen en una molécula del ADN y son instrumentadas por el ARN.

La información se codifica orgánicamente de esta forma en un sistema dual.

Al moverse de un sistema de 2 fibras, hacia una conciencia de magnetismo y radiación nuevas que implica una nueva forma de electricidad, llevará al cerebro a funcionar en un nivel multidimensional de 12 dimensiones.

Esta es la nueva mente consciente y lo que hace es crear un puente arco iris ente la pineal y la pituitaria, desde el lóbulo occipital hasta los lóbulos frontales y desde el cerebro inferior al cerebro superior.

Esta es en esencia la apertura del tercer ojo.

El único vehículo que puede expresar esta conciencia multidimensional, es el vehículo del alma.

Habrá necesariamente una definición, una toma de caminos, una izquierda y una derecha, que será:

A. Quedarse en la tercera dimensión, con dos soportes de dualidad en los dos lados del cerebro, que es el dar-recibir, el masculino-femenino, ó

B. Viajar a estratos espirituales más altos respondiendo a la invitación de las nuevas fuerzas electromagnéticas que empiezan a llegar a nuestro planeta.

La energía Kundalini ha empezado a moverse hacia arriba integrándose al sistema de chacras.

Las profecías Mayas predijeron, entre otras cosas, cambios en el ADN, a través de cambios en nuestro cuerpo físico, que ha empezado el camino de convertirse en un cuerpo de luz.

También hablaron los mayas del desarrollo de nuevas capacidades síquicas, intuitivas y de sanación y de los poderes especiales de los niños nacidos a partir de los años 80.

11. El cambio y la asistencia de los maestros universales

Estamos definitivamente ad-portas de un cambio cuántico dimensional.

Definitivamente la tierra no se destruirá, ésta pasará incólume hacia nuevas etapas y realidades y el reto para nosotros los seres humanos, es adecuarnos a un ser de luz, más perfecto y evolucionado.

En estas épocas cíclicas de cambio, de depuración y limpieza, los maestros universales han asistido a varias civilizaciones en estos cambios.

Seres del sistema Sirio, del sistema Betelgeuse de la constelación de Orión, de las constelaciones de Lyra, Hércules, Eridanus, han estado en diferentes épocas y circunstancias, aportando sabiduría a los seres humanos, a través de varias civilizaciones.

12. Una actitud ante el cambio.

Qué hacer, Por dónde empezar?

El ser humano arrastra un morral que le pesa, con recuerdos y culpas, y nos sobra lo que no hemos concluido.

Podríamos llevarlo a la memoria del Universo, donde otras almas esperan venir a la tierra a purgar sus pendientes.

Si desocupamos nuestro morral y entregas, libre estaremos para traer lo que queramos.

Lo inconcluso es lo que nos produce pena, mal recuerdo, son los pecados de acción u omisión en el pasado.

Lo inconcluso involucra el error.

En nuestro cerebro existe el hipocampo, y esta glándula guarda el recuerdo, lo inconcluso.

Esta glándula se complementa con la Hipófisis que regula nuestro espacio, con la pineal que regula nuestro tiempo y con la pituitaria que armoniza las dos anteriores.

Si hay recuerdos que nos molestan, por estar inconclusos, el hipocampo estará lleno, y siempre sufriremos y esta situación nos puede llevar a la enfermedad.

Si logramos vaciar el hipocampo que contiene lo viejo, daremos espacio para llenarlo de contenidos de la memoria universal y traer conocimientos, creación, en el área que queramos.

Despide a los que no son, di Gracias y Adiós, y avanza.

Supera eventos y circunstancias.

Un Comandante nunca vuelve atrás, y nunca pisa dos veces la misma huella.

Si sacas lo inconcluso otros lo tomarán.

Cuando tienes pendientes y Karmas, no te quieren dejar partir.

Te puedes despojar del apego a dineros, afectos, de amarres, para que hagas un progreso sin competencia.

13. Los elementos que nos da la Física Cuántica para afrontar este cambio de mejor manera.

Existen dos teorías diferentes, en la explicación de los orígenes y funcionamiento del universo.

La primera es la teoría de la Relatividad de Einstein, que estudia y explica los cuerpos grandes del universo como Galaxias, Estrellas y Planetas y en ese campo es competente.

La segunda teoría es la Mecánica Cuántica, que explica un conjunto de leyes por las cuales se rigen las partículas más pequeñas, como los átomos y las partículas subatómicas, que se gobiernan en la incertidumbre, y en ese nivel es competente.

Einstein soñó con poder desarrollar la teoría de la unificación, pues cada teoría es competente, solo para lo macro la primera y para lo micro la segunda.

Del interior de la Mecánica Cuántica y con el deseo de superar sus limitaciones surge la teoría de las Cuerdas, que afirma que el alma de las partículas son hilos vibrantes de energía, denominados cuerdas.

La teoría sostiene que las cuerdas vibran de unas formas determinadas dotando a las partículas de propiedades únicas como la masa y la carga, y esta diferente manera de vibrar explicaría todo lo que existe en el universo.

La clave estaría en la unificación de las dos teorías, y en esto trabajó intensamente Einstein, hasta su muerte el 18 de Abril de 1955, sin lograrlo.

Todo empezó con las reflexiones de Newton sobre la gravedad.

Más tarde Einstein afirmaría que no es posible superar la velocidad de la luz y que la gravedad es la que amarra, une los entes universales como la Galaxias, el sol y los planetas, y sostenía que si se destruye el sol, los planetas perderían el amarre que les da la gravedad y los planetas saldrían despedidos de su órbita por su tangente.

Einstein nos explica la gravedad en su teoría de la relatividad, mostrándonos el espacio – tiempo como una enorme cama elástica, donde los cuerpos deforman la superficie en mayor o menor grado, dependiendo de su masa, siendo percibida dicha curvatura o deformación, como la gravedad.

Así, se puede entender según Einstein, que nuestra luna gira alrededor de la tierra, como consecuencia de la curvatura o deformación, del tejido espacial, espacio – tiempo, que ella misma ha provocado.

Maxwell hace un aporte importante, uniendo dos conceptos hasta el momento considerados separados como era la electricidad y el magnetismo, explicando en 4 ecuaciones los fenómenos electromagnéticos y demuestra que esta fuerza es superior a la gravedad.

Una consecuencia del electromagnetismo es que los átomos en sí, tienen una energía interna, que hace que los átomos se repelen entre sí.

En el período 1920-1930, los científicos de la mecánica cuántica, descubren que al interior del átomo hay partículas más pequeñas, como los protones, neutrones y electrones y tienen en su interior su dinámica, y sostienen que el comportamiento de esas partículas no es predecible y que se rigen por la ley de la incertidumbre, y que solo se pueden describir las posibilidades, contrariamente al planteamiento de Einstein que sostenía, que el universo es siempre ordenado y predecible.

En 1930 se viene abajo los intentos de Einstein de encontrar la teoría de la unificación, de su teoría y la Mecánica Cuántica, para poder explicar en forma competente el funcionamiento de las realidades del universo en lo macro y en lo micro, pues en ese año, la Mecánica Cuántica describe con mayor detalle las realidades internas del átomo y sostiene que la gravedad y el electromagnetismo, no son las únicas leyes que rigen el universo, y sostienen que hay dos fuerzas más, que son:

A. La fuerza nuclear fuerte, que actúa como pegamento, mantiene unido el núcleo de cada átomo y agrupa los protones y neutrones.

B. La Fuerza Nuclear Débil, que permite que los neutrones se conviertan en protones, emitiendo una radiación, en el proceso.

(Estas dos leyes son paralelas a las otras dos. La interacción fuerte es la versión en segunda dimensión de la gravedad y la interacción débil, la versión micro del electro-magnetismo)

En este estado de cosas, en la discusión física teórica, decrece la importancia del concepto de la gravedad, y surge en importancia el electromagnetismo, pues se comprueba que a nivel micro, a nivel del átomo, funcionan las tres leyes, menos la gravedad.

(El electromagnetismo es la versión de la luz en la materia, siendo la luz el opuesto dialéctico de la energía y no una forma de energía)

Así las cosas, se formaliza que no es compatible la teoría de la relatividad general con la Mecánica Cuántica, en su intento de explicar el funcionamiento del universo.

En 1933, Einstein se ubica en Princeton, huyendo de la guerra Nazi y lucha por unir los conceptos de gravedad y de electromagnetismo.

Einstein pierde el rumbo, al apartarse de la producción teórica de la física de la época, que buscaba estudiar la división del átomo, y muere en Abril de 1955.

En los años siguientes, la física teórica se dividió en dos tendencias:

A. La relatividad general que estudia los objetos pesados como Galaxias, Estrellas y Planetas, y

B. La mecánica cuántica que estudia los mundos más pequeños como los átomos.

En la búsqueda de la teoría unificada, aparece un aporte importante en 1916, y es el concepto de los Agujeros Negros. Esto implica que una estrella, con gran masa, en un área reducida, absorbería, el tejido espacio – temporal, con tal fuerza, que nada, ni siquiera la luz, podría detener esta atracción gravitacional, y esta realidad está siendo comprobada por los telescopios en la actualidad.

Las dos teorías se agotan para explicar los agujeros negros, y los teóricos reconocen que una teoría unificada o nueva, debería explicar los comportamientos macro y micro del universo.

En este estado de cosas, aparece la llamada Física Cuántica, que hereda conceptos de la Mecánica Cuántica, pero explora nuevos conceptos en la búsqueda de explicar lo macro y lo micro en el universo.

La Física Cuántica hace énfasis en explicar fenómenos físicos que afectan el comportamiento síquico del ser humano y ha logrado que la espiritualidad del ser humano y la ciencia básica, sean la misma cosa.

Sostiene la Física Cuántica que formamos parte de una unidad cósmica, donde el observador – nosotros -, es parte del fenómeno, afectando el comportamiento de las partículas.

Si tomamos parte en el fenómeno y establecemos una relación con los diversos elementos, el agua, el fuego, la tierra, y el aire, tendríamos la oportunidad de hacer que éstos, nos acepten literalmente como sus amos y pedirles amorosamente su colaboración.

Aunque este procedimiento lo hagan un pequeño grupo de personas en la tierra, y puedan realizar una acción personal con los elementos, se podría garantizar el detener una catástrofe en la tierra y preservar integra la raza humana.

Es hora de tener conciencia de que lo que vemos afuera es el reflejo directo de lo que llevamos adentro.

Los antiguos Esenios, autores de los manuscritos del mar muerto, declaraban en estos, que el mundo a nuestro alrededor refleja los sentimientos, emociones y percepciones que guardamos internamente en nuestros cuerpos.

La medicina actual acepta que los sentimientos afectan nuestro sistema inmunológico, y la física cuántica nos está diciendo que esos efectos se extienden a nuestro alrededor.

La emoción es la fuente de poder, pero puede ser desperdiciada hasta que nuestro pensamiento racional marque su dirección, haciendo conceptos maduros y vívidos.

Se requiere pues que el pensamiento guie y ordene el sentimiento y la emoción y transmutarlos en el amor universal.

Es la observación respetuosa de un hecho que tiene varias posibilidades, es escoger una de las posibilidades que nos llena y queremos, allí tocamos la creación, y se hace el milagro.

La teoría cuántica se ha definido como la teoría de las posibilidades, es la capacidad que tenemos de modificar un hecho externo desde nuestro interior.

Si esto se da en forma individual, tanto más si unimos fuerzas y voluntades para modificar los rumbos de nuestra tierra en su limpieza.

Esto cambia nuestro enfoque de la oración y de la petición, donde pedimos, donde esperamos, cuando la acción correcta sería el ordenar nuestro exterior, el del mundo, desde nuestro ordenamiento, desde nuestro interior.

Es tomar el mando y la comandancia de nuestro mundo y ordenar lo que queremos en nuestro mundo exterior.

Podemos entender la Física Cuántica, como el estudio de las fuerzas no físicas, que afectan a nuestro mundo físico.

La esencia cuántica es que el observador afecta el experimento, o que el experimento en el plano físico se comporta diferente de acuerdo a quien sea el observador.

En microbiología se ha encontrado que los sentimientos humanos, comprimen o expanden las cadenas de ADN, colocadas sobre una placa de microscopio fuera del cuerpo.

Hay ejemplos documentados en varios países y en diferentes circunstancias donde grupos de meditadores, motivados, dirigidos y entrenados, hicieron cambiar las tendencias de criminalidad en lugares específicos.

Si bien hay demostraciones de esta fuerza no física sobre lo físico, no se debería hacer en forma aislada, y esto debería ser reemplazado por una labor persistente, en forma individual y colectiva, para cambiar, ordenar, crear, y corregir el rumbo que queremos en nuestras vidas y en nuestro mundo.

La materia no es como la entendemos, en buena parte es vacía.

Si venimos de lo sutil, de la antimateria y somos materia densa, para volver al centro, hacemos el proceso inverso, de la materia vamos al vacío.

El interior es quien fabrica el exterior.

El pensamiento hace el día que queremos.

El cerebro no distingue entre el recuerdo y el presente, entre la imagen real y la imagen mental.

Todas las emociones están impactadas por el cuerpo, por las glándulas, etc.

Una materia puede estar en varias partes.

Escogemos lo que queremos, lo que nos interesa, dentro de múltiples opciones.

El que ve no son los ojos, sino el cerebro, siempre y cuando esté pregrabado.

Queremos lo que nos produce adicciones, que es el tener que seguir, sin parar, buscando la euforia que produce.

No hay espacios vacíos, hay una energía oscilante en el medio.

Al interior del ser humano, la autoestima se logra con un entendimiento persistente de amor, compasión, comprensión y perdón.

Ese crecimiento de la autoestima personal, va cambiando los campos electromagnéticos del corazón y éstos cambian la materia que forma lo que nos rodea, siendo el corazón el campo magnético más fuerte del cuerpo, aún más fuerte que el cerebro.

Así, los sentimientos inciden en el campo que interconecta la materia y así alteramos nuestra realidad de forma casi milagrosa.

Todo y todos estamos conectados y somos parte del todo.

Nuestra autoestima incide directamente en nuestra transformación interior.

Hay reportes escritos de tratamientos de cáncer en la China, donde un grupo de 3 médicos analizan un cáncer inoperable de una mujer.

Los médicos se proponen ver a la mujer sana, vital, capacitada e intensifican ese sentimiento en ella, el cuerpo refleja ese sentimiento y en tres minutos desaparece el cáncer.

Los 3 médicos no juzgaron el tumor, el estar sana la paciente, era una posibilidad cuántica entre muchas y los médicos la escogieron, admitieron la posibilidad de la enfermedad pero eligieron otra, que reemplazara la primera y el cambio se hace en el plano cuántico, haciendo uso del principio de que todo existe como posibilidad.

Este evento confirma que nuestro cuerpo físico es un reflejo de lo no físico que nos envuelve.

Todo es posible, la enfermedad, la salud, el sufrimiento y la felicidad.

La clave es la autoestima y la fuerza vívida de escoger otra posibilidad, aislarla, visualizarla y traerla.

No es suficiente saber que padecemos de algo, y desear el cambio, se requiere agregarle a la idea, energía, resolución, haciendo del pensar, solo en lo que queremos un hábito regular y cotidiano.

No es suficiente el rezo repetido, o el deseo del cambio, se requiere el marco de la autoestima, la seguridad y la fuerza del pensamiento como instrumento para hacer el milagro.

Si nuestra autoestima crece, y nos volvemos grandes, independientes, sin críticas, sin someter o ser sometidos y nos hacemos reyes, lo natural, lo que sigue, lo que corresponde, es que como reyes, tengamos una buena salud y tengamos en lo material y en lo afectivo, lo que corresponde a un rey, que es la comodidad y los amores y eso no se pide, eso definitivamente llega.

Por la tradición sánscrita sabemos que el cuerpo humano tiene 7 centros principales de energía o chacras.

Los tres inferiores tienen que ver con los procesos lógicos y los tres superiores son los creativos.

Cuando esas dos fuerzas se juntan en el corazón, llamado también el oscilador de cristal líquido del pecho, a través de una aceptación vívida, enmarcada en nuestra autoestima y seguridad, el corazón como resultante genera ondas electromagnéticas que influyen en lo que nos rodea, cambiando esa realidad.

Según la tradición sánscrita solo existen dos emociones primarias, el amor y lo contrario al amor y es esa armonía del amor, que es un sentimiento grato y armónico con lo que nos rodea, lo que nos permite escoger la posibilidad de lo que queremos para nosotros.

Partimos todos de la misma materia. La conexión, hoy en día, se hace a través de la compasión, el entendimiento, el amor, el reconocimiento, él ánimo, y esa conexión nos acerca a que nuestro corazón sea un dispositivo cuántico, exprese, y produzca la energía electromagnética que puede cambiar la realidad externa.

Somos una parte del todo. En Ginebra, Suiza, se registró en 1997 un experimento que lo validó. Se tomó una partícula de materia, se dividió en dos, en el laboratorio y cada partícula se trasladó a 10 kilómetros del laboratorio, quedando a 20 kilómetros una de otra. Cuando una partícula se manipulaba, la otra parecía sufrir el mismo efecto, incluso antes de afectar la primera, mostrando que la materia sigue unida por la energía, aunque las partes de materia, estén separadas.

14. Resumen

14.1 Vivimos en la tierra, pertenecemos al sistema estelar de pléyades. Nuestra estrella es el Sol. La estrella más brillante de Pléyades es Alción.

14.2 La tierra entra a la era de Acuario para tener 2.000 años de luz procedente del Anillo de la estrella de Alción, que le permitirá al ser humano crecer material y espiritualmente.

14.3 La estrella de Alción emite una luz especial – cinturón de fotones -, de alta vibración electromagnética, que afectará para bien, al ser humano durante 2.000 años, que es el tiempo que demora el paso del sistema solar por la casa de Acuario.

14.4 La tierra siempre ha tenido una vibración electromagnética constante que le ha permitido al ser humano, estar en armonía.

Cambios recientes en esa vibración vienen alterando la salud de los seres humanos.

Observamos incrementos en la vibración electromagnética, acompañada de disminución en el magnetismo de la tierra que podrían crear la reversión en la rotación y la inversión de los polos magnéticos.

La razón de lo anterior es el pulso galáctico que afecta al sol, cambia su magnetismo, y afecta al ser humano. Adicionalmente está el efecto de la próxima llegada de la luz de Alción y del paso de Hercóbolus.

14.5 Los cambios Geofísicos recientes de la tierra son la elevación de la frecuencia electromagnética de la tierra, o Frecuencia Shumann, que siendo tradicional de 7,8 Hercios, ha pasado a 11 y sigue en ascenso, y la disminución del magnetismo de la tierra que ha perdido hasta la mitad, en los últimos 4,000 años.

14.6 Los cambios en la frecuencia electromagnética y en el magnetismo de la tierra afecta nuestra salud, pues nos estamos acomodando a estas nuevas frecuencias de luz, en un hecho recurrente y cíclico en nuestro planeta. Estos cambios afectan también la orientación de los animales.

14.7 Cada ente del universo hace su pulso al completar su ciclo y afecta el tiempo y el espacio de todo lo que lo rodea. Así pulsa la Galaxia y afecta al sol, a la tierra y al ser humano.

Todos los seres del universo vibran y es el producto de la velocidad del recorrido o giros de los electrones alrededor del núcleo del átomo.

Se ha descubierto que a mayor velocidad de giros o de vibración de un ser, mayor será su evolución y crecimiento.

Esta mayor vibración a nivel micro, a nivel de los electrones debe corresponder a la mayor vibración universal, so pena de perder la armonía y hacer insostenible la vida humana.

14.8 El tiempo fue creado por el Big – Bang en la creación del universo. Lo que sentimos es una percepción subjetiva del paso del tiempo, de acuerdo donde nos ubiquemos en el regreso hacia el mundo central del universo, en el mundo del no tiempo.

Partimos de Dios, en su amor tuvimos el Big – Bang, -el estornudo de Dios-, y nuestro destino es regresar a él, y lo hacemos de la periferia al centro, de donde partimos.

14.9 Hay cambios cíclicos en la tierra que tienen que ver con el aumento de la energía electromagnética que recibimos, y con la disminución del magnetismo.

14.10 Los efectos sobre el ser humano, ya descritos harán cambiar el ADN de los seres humanos creando conexiones cerebrales, no conocidas por nosotros, y potenciando nuestras capacidades en forma extraordinaria.

Pasaremos de un racionamiento dual a un pensamiento multidimensional donde habrá creación, y mucha grandeza en el ser humano.

14.11 Definitivamente los seres humanos no estamos solos en el universo.

Hay muchos mundos, con vida inteligente con mayor o menor desarrollo que el nuestro.

Hay seres de luz, que van más adelante que nosotros en el camino de regreso hacia Dios, que nos ayudan y nos han ayudado, especialmente en épocas donde la tierra tiene cambios de adecuación importantes.

La tierra no se destruirá, seguirá incólume hacia nuevos momentos.

El ser humano podría exponenciar sus capacidades y hacerse un ser de luz, siempre y cuando esté preparado.

14.12 Un avance esencial en nuestra actitud, para enfrentar las nuevas realidades es ser conscientes que arrastramos un morral pesado con cargas, que es lo que nos molesta, es el error, lo inconcluso, el pecado cometido por acción u omisión.

Si logramos sacar esto, desterrarlo, hacernos vacíos, avanzaremos en nuestra autoestima, alejaremos el miedo, el temor, la inseguridad y tendremos entonces la plataforma lista para entender, aprovechar, y potenciar la oportunidad única que nos brindan los cambios actuales de nuestro planeta, de hacernos seres de luz, y en el camino de Dios, de dónde venimos.

14.13 La Física Cuántica retoma las enseñanzas de la Mecánica Cuántica y explora el comportamiento micro en el universo y sus efectos sobre el desarrollo del ser humano. Se define como la teoría de las posibilidades, señalando que el observador es parte de lo observado y puede modificar el resultado, haciendo que el ser humano pueda fabricar su exterior desde su interior.

Así, sus enseñanzas y reflexiones podrían ser una buena herramienta, para adaptar nuestro cuerpo a las exigencias de cambio originados por los cambios de los astros que nos condicionan.

Gracias por participar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s